Qué es un implante y tipos de implantes dentales

El implante dental es una raíz artificial de titanio puro (para obtener la mayor biocompatibilidad posible) que sirve de soporte a la corona dental (prótesis) y poder así, sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier motivo. Con este tratamiento conseguimos devolver la función masticatoria, evitar la pérdida de encía y hueso y mejorar la estética dental del paciente.

Se pueden distinguir 4 tipos de prótesis:

Unitaria: Se reemplaza la ausencia de un solo diente.

Restauración parcial: Cuando faltan varios dientes contiguos se crea una estructura que se fija con el mínimo número de implantes posibles.

Rehabilitación fija completa: En pacientes totalmente edéntulos (sin dientes) se puede crear una estructura que es soportada por 4-8 implantes (dependiendo del caso) en cada arcada.

Sobredentadura (prótesis removibles): Son prótesis de dentadura completa que se retienen mediante anclajes unidos a los implantes. El paciente puede desmontar esta prótesis para su higiene diaria.

¿Cómo se hace un implante dental?

El tratamiento de implante dental completo se divide en cuatro fases:

Fase de estudio y planificación: Hacemos un estudio del caso mediante radiografías, CBCT, modelos y fotografías con el objetivo de decidir el tratamiento idóneo para el paciente, valorando su estado de salud general y bucal, dándole el plan de tratamiento, tiempos y posibles resultados.

Fase quirúrgica:  Es un procedimiento en el que se aplica anestesia local o, si el paciente lo demanda, sedación intravenosa contratando para a ello a un médico anestesista.

Fase protésica: Una vez comprobado el proceso de cicatrización del implante por el Dr. Leonardo López, especialista en estética dental, se coloca la corona (diente artificial), con ajuste perfecto y acabado estético semejante al del resto de los dientes.

Fase de mantenimiento: Mediante revisiones periódicas prevenimos y detectamos posibles complicaciones asegurando el mejor resultado.

Implantes dentales problemas

La zona donde se va a colocar el implante tiene que tener un volumen mínimo para asegurar el éxito del tratamiento, por lo que, a veces, es necesario aplicar técnicas de regeneración ósea que consisten en estimular el crecimiento de hueso para arreglar defectos óseos o crear una base en zonas donde sin esta estimulación sería imposible colocar un implante, necesitan un tiempo de cicatrización, por lo que alargan la duración del tratamiento.

¿Los implantes dentales duelen?

La intervención es totalmente indolora, necesitando, generalmente, poco tiempo. Una vez terminado el procedimiento se facilitan todas las pautas a seguir y la medicación necesaria para que el postoperatorio sea lo más cómodo posible.

 

ORTODONCIA

 

¿Necesitas una ortodoncia? Todo lo que tienes que saber

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el objetivo de restablecer el equilibrio tanto en forma como en función de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

La ortodoncia se enfrenta a problemas que van mucho más allá que la simple colocación de los dientes, afronta la corrección de las alteraciones en el maxilar superior y en la mandíbula, alteraciones de la cara y, sobre todo, trastornos funcionales de la masticación.

¿Cuándo es aconsejable una ortodoncia?

La ortodoncia puede corregir problemas de mordida, tales como:

  • Sobremordida: Los dientes superiores cubren completamente los dientes inferiores en oclusión.
  • Mordida invertida: Los dientes inferiores sobresalen sobre los dientes superiores.
  • Mordida cruzada: Uno o más dientes superiores ocluyen por dentro de los dientes inferiores.
  • Mordida abierta: Existe un espacio entre los dientes anteriores superiores y los anteriores inferiores, no llegando a existir oclusión entre ellos, pero sí entre las piezas posteriores.
  • Desviación de la línea media: El centro de los dientes superiores no coincide con el centro de los dientes inferiores.

La ortodoncia puede también corregir problemas tales como:

  • Diastemas: Son los espacios existentes entre los dientes, los cuales pueden provocar el incremento del riesgo a padecer enfermedad periodontal.
  • Apiñamiento: Si el maxilar no es lo suficientemente grande para alojar todas las piezas dentarias, puede dar lugar a un apiñamiento de los dientes, el cual puede provocar una gran dificultad en su limpieza, pudiendo dar lugar a la aparición de caries y problemas en las encías.

Las maloclusiones no tratadas pueden derivar en problemas de la articulación (ATM), del habla y de la masticación, problemas en las encías y desgaste prematuro de ciertas piezas dentarias.

 

¿Qué fases tiene el tratamiento de ortodoncia?

En niños, lo normal es comenzar con tratamientos interceptivos que son los que evitan y previenen alteraciones mayores. Suelen realizarse cuando todavía hay dientes de leche y corrigen hábitos anormales, como chuparse el dedo, que pueden afectar en el patrón normal de crecimiento de la cara y de los maxilares. Estos tipos de tratamiento, no descartan la posibilidad de necesitar tratamientos correctivos posteriores.

Cuando el tratamiento interceptivo no se ha realizado, o su resultado no ha sido suficiente por la propia naturaleza de la maloclusión, es necesario realizar un tratamiento correctivo, el cual concluye cuando la dentición definitiva se ha completado.

¿Cuál es la edad ideal para comenzar un tratamiento de ortodoncia?

La edad adecuada para tratar las maloclusiones varía según el tipo de problema y su gravedad. Por ello, es aconsejable consultar al especialista tan pronto como se detecte el problema.

Aunque este tipo de tratamientos se asocia a niños y adolescentes, no significa que sea un tratamiento exclusivo para ellos. La ortodoncia en adultos es cada vez más común, con muchas personas tratandose con éxito.

La gran diferencia radica en que la ortodoncia en niños es interceptiva o correctiva, siendo sus principales objetivos la correcta erupción de los dientes, la corrección de las estructuras óseas y la colocación de los dientes definitivos.

En adultos, la ortodoncia trabaja sobre dientes definitivos, suele primar más la estética y se suele llevar a cabo en colaboración con el odontólogo general y otros especialistas como el periodoncista y el implantólogo.